INSTALACION

Los pisos vinilicos para uso domiciliario Leoline® pueden colocarse sobre: carpetas nuevas (hormigón), revestimientos de cemento, baldosas cerámicas, porcelanatos, previo tratamiento con masa niveladora. En el caso de Alfombras , pisos de madera o pisos vinilicos pre-existentes se deberán retirar previamente los mismos para luego hacer tratamiento con masa niveladora. Siempre antes de la nivelación del piso existente, debe medirse la humedad del mismo con un higrómetro para comprobar que sea la adecuada para la colocación.


Una buena preparación del suelo es fundamental para su posterior aspecto final del piso y una excelente adhesión del mismo. El aspecto final del suelo Leoline® será tan bueno como la calidad de la base sobre la cual se encuentra instalado, el suelo deber ser duro y estar liso, limpio y seco así como libre de irregularidades, para esto deben utilizarse materiales de muy buena calidad tanto para la nivelación como para el pegado.

Los suelos Leoline® deben aclimatarse al lugar de instalación o una zona equivalente durante al menos 12 a 24 horas antes de la instalación. Recordamos que la temperatura interior donde se va a instalar no debe ser inferior a los 13 grados ni superior a los 30 grLados. Luego de instalado la temperatura interior puede ser de -2 a 40 grados. Son aptos para instalarse sobre losas radiantes, con la condición de que haya una temperatura constante de entre 15 y 18 grados durante la instalación y luego de instalado ir incrementando 5 grados por día hasta llegar al máximo de 27 grados (para mas detalle consulténos)

La instalación de los pisos vinilicos Leoline® debe ser realizada por un instalador profesional. El mismo colocará los paños, hará los cortes necesarios, colocará la cantidad de pegamento con la llana adecuada y a medida que el adhesivo seque parcialmente ira extendiendo el rollo evitando la formación de burbujas con presiones y tensiones con los elementos adecuados (repetir este proceso hasta no ver ninguna imperfección).


LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO

Unos procedimientos adecuados de mantenimiento ayudarán a conservar el aspecto y prolongarán la vida útil del suelo Leoline®. La frecuencia de mantenimiento depende del tipo y la intensidad de tránsito, el grado de suciedad y el color y el tipo del suelo. Los suelos Leoline® presentan una capa de barniz PU encima de la resistente capa antidesgaste. Dicho barniz protege contra la suciedad y facilita el mantenimiento general.


LIMPIEZA FRECUENTE

1) Elimine la suciedad diaria con: barrido, fregado en seco, aspirado
2) Eliminación de manchas y marcas: Paño húmedo, esponja de mano
3) Fregado húmedo: Paño húmedo de micro fibra (valerina), trapo de piso tradicional húmedo

Si bien el producto es 100% resistente al agua, es bueno evitar cantidades excesivas de la misma, ya que puede demorar el secado y resultar resbaladizos para el tránsito.


Los pisos vinílicos Leoline® poseen una capa protectora PU, por lo que no es necesario ni aconsejable usar productos químicos, cloro, ceras, amoniacos, etc. para evitar dañar la capa de uso en el largo plazo. Para su limpieza, se deben usar productos con PH neutro (alrededor de 7 a 8) como detergentes, perfuminas, jabones, desinfectantes siempre que sean neutros y se respete las proporciones recomendadas por el fabricante.

Para evitar rayaduras permanentes del piso se recomienda no deslizar muebles u objetos pesados que no posean protección en sus puntos de apoyo.

Evitar felpudos o productos con la parte inferior de goma o latéx por periodos prologandos en el mismo sitio ya que podrían dejar manchar.